domingo, 31 de julio de 2011

Matasellos a la vista

Como ya os anunciamos en la web de GRUCOMI, el sábado 6 agosto, tendremos el matasellos del 75 Descenso del Sella, en Ribadesella.
El domingo 14 de ese mismo mes, en Navia el grupo filatélico de Luarca, Río Negro, celebrará con un matasellos el LIV Descenso a Nado del río Navia.
Ya en septiembre, el jueves 15, el Grupo Filatélico y Numismático de Gijón organizará las XX Jornadas Filatélicas en el Museo del Ferrocarril.

martes, 26 de julio de 2011

El ayuntamiento de Gijón evitará el derribo de las instalaciones de La Camocha

El ayuntamiento de Gijón no permitirá el derribo de las instalaciones de la Mina La Camocha, incluido un castillete, hasta que no haya oído y estudiado las razones de protesta de los que quieren el derribo y de los que no lo quieren.
 
Noticia de La Nueva España.
 

jueves, 14 de julio de 2011

Matasellos en Castropol

El domingo 24 de julio, tendrá lugar en Castropol el matasellos dedicado al centenario del Parque de Vicente Loriente, la estatua de Fernando Villaamil y la renovación del Casino, actual Casa de Cultura y Biblioteca.
Reverso de la tarjeta del matasellos de Castropol

Primera Feria de Coleccionismo en Sariego

El fin de semana del 23 y 24 de julio, tendrá lugar en Vega de Sariego la Primera Feria del Coleccionismo.
 
 
Esta es una información facilitada por José Juan Iglesias Pintado

lunes, 11 de julio de 2011

La tumba del haitiano desconocido

Nuestro socio, Celso Peyroux, nos envía otra crónica desde Haití. Viene acompañada de una imagen del fotografo Álvaro Fuente de Noreña.
 "Se encuentra a unos diez kilometros de la Puerto Príncipe. Le llaman al lugar el valle de Saint Cristoph. El alma se encoge al llegar al flanco de colina donde miles de cruces negras de madera señalan el camposanto. Bajo los pies del caminante -que se arrodilla y eleva una plegaria- yacen los cuerpos de trescientos mil hombres mujeres y niños. Fueron las víctimas del temblor que la tierra se tragó llevándose por delante a familias enteras. Las de los niños son más pequeñas. El sol de la mañana, aun poco alto, hace que las sombras de las cruces se proyecten como fantasmas silenciosos. El lugar no está cuidado. Una buena parte de las cruces están rotas y esparcidas por el suelo. El viento o las aguas que bajan de las cumbres las han llevado a su antojo de un sitio para otro. Pero los cuerpos están tan solo a unos palmos de nuestros pies. Allí soterrados para siempre. Recuerdo el cementerio marino de Luarca, aquel del poeta francés o el de los soldados de Normandía muertos por una noble causa. La libertad suprema del hombre. Aquí, en estas tierras de nadie y de todos, los haitianos, pobres, pero dignos, con hambre pero alegres, descalzos pero con los ojos puestos en la esperanza, vivían “sin vivir en mí” viendo pasar los días y a la espera de tiempos mejores. La naturaleza no entendió su gozo de vivir y tembló bajo sus pies llevándose consigo cuerpos y almas. La brisa caribeña guarda luto y mece con dolor las palmeras y las papayas. En un mar apacible pero dolido, sobre una humilde barca unos pescadores intentan la pesca milagrosa que nunca llegará. ¡Que reine siempre la paz en el sacro lugar! ¡Nawué! (Nos vemos)."

martes, 5 de julio de 2011

Enseñanzas asturianas de fútbol en Haití

Os dejo el enlace a un artículo de La Nueva España sobre Celso Peyroux enseñando a los niños haitianos a jugar al fútbol en medio del desastre ocasionado por el terromoto.